Morteros con inhibidores migratorios de corrosión, máxima protección del hormigón armado

Las estructuras de hormigón armado se deterioran por ataques sobre el propio hormigón o por la corrosión de su armadura. La presencia de contaminantes, como el dióxido de carbono atmosférico y los cloruros, provocan este deterioro, ya que favorecen la oxidación del acero. Estos dos fenómenos carbonatación del hormigón y ataque por cloruros, hacen imprescindibles las tareas de mantenimiento continuado a lo largo de la vida de la estructura y, por tanto, un coste adicional. Por ello en Propamsa hemos innovado con el lanzamiento de esta nueva generación de morteros con inhibidores migratorios de corrosión que ofrecen una protección adicional al hormigón armado frente a los agentes externos, aumentando la durabilidad del hormigón, prolongando su vida útil reduciendo las reparaciones, disminuyendo la huella de carbono siendo todo ello mucho más sostenible para el medio ambiente. Esperemos poderos mostrar con este video de una forma clara y sencilla como actúan los inhibidores migratorios de corrosión MCI.

Productos destacados:

también puede interesarte

¿Ya recibes nuestra Newsletter?